¡Y hay poetas que son artistas y trabajan sus versos como un carpintero las tablas!

miércoles, 3 de junio de 2009

Como dos extraños

alguna vez amé a una mujer que no existe:

Tan distinto es el amor,
cuando lo que se ama es un caldo
que derrama una vasija impalpable.

Ahora que me dejen tranquilo
los fantasmas, tus ojos,
el manantial de luz que exhalas.

Que distinto el amor, que diferente,
cuando no tengo ganas de matarte,
que no ahondo la mano para acariciarte
la grieta húmeda e infinita donde quiero perderme.

3 comentarios:

La Bruja del Sur dijo...

Sabes, tengo una historia parecida a la que contás en tus versos, una vez amé a un hombre que no existió en ese momento y menos ahora, pero lo sigo inventando en mi mente;de algún modo me hace feliz. Cuando quieras te invito unos mates y te narro el cuento.
saludos desde el sur

Gabiprog dijo...

Qué haría el artista sin tener la paleta llena de utopías, no debieran secarse nunca según qué pinceles, incluso cuando las musas se esconden tras los lienzos.

Un abrazo!

La Bruja del Sur dijo...

¿Hasta cuándo la luz en la ventana
y el corazón ansioso
bebiéndosela a sorbos?
¿Hasta cuándo la cacería de sueños
sin destino?