¡Y hay poetas que son artistas y trabajan sus versos como un carpintero las tablas!

jueves, 28 de mayo de 2009

Anecdotario

Cuando niño, por allá de los seis años, recién intentaba a concebir ideas sobre la muerte; mi hermano mayor, había fallecido hacía apenas un par de semanas. Por esos días, el verano se anunciaba con el brote de las primeras ciruelas amarillas. De pronto, una terrible fiebre me atacó sin aviso, de esas raras fiebres en las que no te duele nada, pero la sangre se condensa y se siente como circula por los rincones de las venas, arena caliente, arena líquida por mis adentros.

Fue duro no ver el sol por esos días, pero mi madre, tuvo la idea de acercarme un libro que fue de mi hermano, el libro tenía dibujos, monitos decía yo en ese entonces, como no sabía leer bien, y apenas si cruzaba dos líneas formando media letra, gracias a la dislexia que padezco, el libro con monitos caía bastante bien. Vivíamos en una casa de adobe, con techos de lámina metálica asidos a unas enormes vigas de madera, acá en un pueblo donde crecieron mis padres. La casa era azul, lo recuerdo, en el fresco interior de la tierra levantada en muros, conocí: El Principito.

Entonces me pasé muchas veces por el B612 entres sus tres volcanes, dos de ellos serenos y el enfurecido. Acicalé a la rosa, y le canté mis primeros poemas, no tenía zorro que me hablara de la amistad, pero, ese libro desató en mi el hambre de lectura.

Ahora, muchos años mas tarde, rezo la ley que me rige: “Hoja por hoja, letra por letra”

miércoles, 27 de mayo de 2009


Hay que decir adiós cuando hay tiempo,
justo antes que el verano,
incendie venenosamente de luz
todos los árboles del campo.

No abanique su mano,
que el agrio viento del adiós,
no ensucie el aire que provocan sus pestañas,
la brisa fresca para el marinero de paso.

No intente entender por que la noche sabe a menta,
no busque en este adiós lo que en usted,
no ha encontrado en sí misma,
hay que decir adiós cuando todavía hay tiempo.

Hunda su rostro de doncella,
lentamente en su reflejo sobre el lago,
mientras las muchachas lloran el celo,
del marinero que se fue en verano.

viernes, 22 de mayo de 2009

Ahora que


Les dejo este fragmento de mi biblia
personal. Del Profeta Joaquín Sabina.
versículo 1, del libro de 19 días y 500 noches.

Con el tema, que por ahora me ronda en
la cabeza y el corazón.
Con ustedes: Joaquín!
--------------------------------------
Ahora que nos besamos tan despacio,
ahora que aprendo bailes de salón,
ahora que una pensión es un palacio,
donde nunca falta espacio
para más de un corazón…



Ahora que las floristas me saludan,
ahora que me doctoro en lencería,
ahora que te desnudo y me desnudas,
y, en la estación de las dudas,
muere un tren de cercanías…

Ahora que nos quedamos en la cama,
lunes, martes y fiestas de guardar,
ahora que no me acuerdo del pijama,
ni recorto el crucigrama,
ni me mato si te vas.



Ahora que tengo un alma
que no tenía.
Ahora que suenan palmas
por alegrías.

Ahora que nada es sagrado
ni, sobre mojado,llueve todavía.

Ahora que hacemos olaspor incordiar.
Ahora que está tan solala soledad.

Ahora que, todos los cuentos,
parecen el cuentode nunca empezar.

Ahora que ponnos otra y qué se debe,
ahora que el mundo está recién pintado,
ahora que las tormentas son tan breves
y los duelos no se atreven
a dolernos demasiado…

Ahora que está tan lejos el olvido,
ahora que me perfumo cada día,
ahora que, sin saber, hemos sabido
querernos, como es debido,sin querernos todavía…
Ahora que se atropellan las semanas,
fugaces, como estrellas de Bagdad,
ahora que, casi siempre, tengo ganasde trepar a tu ventana
y quitarme el antifaz.

Ahora que los sentidos
sienten sin miedo.
Ahora que me despido
pero me quedo.

Ahora que tocan los ojos,
que miran las bocas,que gritan los dedos.

Ahora que no hay vacunasni letanías.
Ahora que está en la lunala policía.
Ahora que explotan los coches,
que sueño de noche,que duermo de día.

Ahora que no te escribocuando me voy.
Ahora que estoy más vivode lo que estoy.
Ahora que nada es urgente,que todo es presente,
que hay pan para hoy.

Ahora que no te pidolo que me das.
Ahora que no me midocon los demás.
Ahora que, todos los cuentos,
parecen el cuentode nunca empezar.

lunes, 18 de mayo de 2009

Inventos del verano

Permítame decirle señorita,
que posee algo invisible en la mirada,
un puzzle que no resuelto bajo las pestañas,
que me hipnotiza el mito de sus labios
al final de sus dientes cuando sonríe.

Déjeme contarle que en un sueño,
de su mano dibujamos la orilla de un mar escarchado,
que levantaba estrellas con los pies, a contraviento,
dejando un rastro de cristales en el aire.

No existe usted señorita, sólo es el cansancio,
el intervalo oscuro entre el vino y el cigarro,
no es su voz, es el ruido de la ira del viento
contra el moho de las puertas azotando.

¡Ah! ¡Pobre de usted el día que yo muera!
Quién la inventaría en las mañanas,
por ahora la ablando entre mis manos sudorosas,
¡Ajena e improbable!

Que fortuna la de quien se enfunda y entibia
la lengua en esa carne delicada, que apenas cumple
doscientos ochenta y ocho meses, tierna masa,
de harina y sustancia.

Cuando entre el sueño de calor y de cansancio,
viaja a mi taller ó lo imagino,
y me pide en silencio, con ojos y piernas,
que pasemos largas horas de alfarero,
al calor de la fragua y los abrasados cuerpos,
como si existiera; verdaderamente.

Mayo negro


Recién pasamos la mitad del quinto mes del año, dicen que no hay quinto malo. Va! En mi caso, éste quinto mes ha sido horrible. Mueren: el gran Antonio Vega, Frodo, mi chihuahaua que hubiese podido llevar y traer el anillo por toda la tierra media, una pérdida irreparable, y ahora, el Poeta uruguayo que escribía canciones para los corazones y las naciones: Mario Benedetti.


Le pido a mayo que se largue sin arrebatarnos a los pocos seres que valen penas en el mundo.


*No pretendo herir a nadie agregando a Frodo a la lista de héroes caídos. Pero, es mi lista, no?

Que cada uno haga con su dolor una corona.

viernes, 15 de mayo de 2009

Antología de Poesía de Sinaloa




Veintiún voces representativas del estado de Sinaloa convergen en esta muestra poética para poner de manifiesto que el hombre siempre vuelve a su origen, que no puede deshabitar su cuerpo ni navegar los mares del silencio. El poeta se aferra a la palabra y en el interior de ella se recrea. Los temas de esta antología se alejan del regionalismo y abordan la universalidad del amor, la muerte, la soledad, el erotismo sentidos con la violencia y el ardor de quienes palpan el mundo a través del lenguaje, porque sólo aquello que se nombra existe. Permanencia del relámpago recoge el canto de poetas contemporáneos y los reúne en estas páginas para que dialoguen entre sí, pues desde una misma región, cada uno experimenta la contemplación del mundo a su manera.
Daniela Camacho
El poeta Leonel Rodríguez dice en un texto para el blog www.poesiaensinaloa.blogspot.com:
Se sabe que Sinaloa ha sido cuna de hombres importantes para la vida nacional. Aquí nacieron o se criaron muchos poetas. En el primer caso tenemos al Contemporáneo Gilberto Owen, quien nació en El Rosario y ramificó su talento en el centro del país y en el extranjero. En el segundo caso está Enrique González Martínez, nacido en Guadalajara, que llegó a Sinaloa de Leyva cuando tenía 25 años y se casó, tuvo hijos (entre ellos, el también poeta Enrique González Rojo), escribió Preludios (publicado en Mazatlán por la Imprenta Retes) y después, reubicado en Mocorito, Lirismos, Silénter y Los senderos ocultos; ahí mismo se asoció con Sixto Osuna para formar la revista Arte.
Podemos decir que nuestro estado es tierra que da escritores de calidad, a un buen ritmo, como si fueran matas de otra yerba. Pero Sinaloa no es una tierra que acoja los libros. Aquí simplemente no hay libros. Ni siquiera los que escriben los sinaloenses.

martes, 12 de mayo de 2009

Abria la boca y eran ángeles

Antonio Vega (1957-2009)

El mundo perdió a un grande, me duele como pocas pérdidas la termprana partida de Toño, que en muchas ocacaciones me acompañó en borracheras, tertulias, conquistas, cigarrillos y poemas.
No hubo tiempo de escucharle la canción que no había imaginado, por que la agonía fue muy corta, no hubo tiempo de escribir el acorde del dolor de la premuerte, no hubo tiempo de un último gramo. Nos faltó Toño que el tiempo no te perdiera el respeto, que Dios, te escuchara más allá de la Nacha Pop, leyera sin música el poema de El sitio de mi recreo.
El mundo perdió a Antonio Vega, la música perdió un pilar, el pop perdió a un verdadero artísta,
yo, solo pierdo futuras canciones.

Ciao Toño. Tu guitarra sonará siempre en mi corazón y el de mi hijo, y de su hijo y sus hijos.



http://www.youtube.com/watch?v=g1VoZV0KKrE