¡Y hay poetas que son artistas y trabajan sus versos como un carpintero las tablas!

martes, 22 de enero de 2008

Que bello es empujar mi cuerpo contra el tuyo,
desguarnecidos
bajo árboles y estrellas,

aguijonear con luz la espesa negrura de tu páramo,
y entre susurros,
escuchar el morbo de los grillos,

todos tus dedos en mi espalda
¡ah! el viento que no sopla, deposita,
lentamente las hojas sobre el suelo.

Que bella es la muerte escondida
tras tu pelo, nos ve y sufre
larga y sucesivamente.

Que bello es desprender mi cuerpo del tuyo,
tenderme a tu lado, desde donde soy
la miserable sombra de una roca.

6 comentarios:

RoSa_RoSa dijo...

Qué agradable sentir el calor del cuerpo del otro después del amor.
Muy bonito tu poema.
Besos, guapo. Me alegro de que hayas vuelto ;)

Amarcord dijo...

ah.. amor y carne. Dulce y amarga combinación.
Saludos de roca.

LA MARSUPIAL dijo...

Uau..

JJ - dijo...

Uuuuuuuuffff!!!
Ese aguijonear profundo me ha encantado.
Nada como dibujarse en otra piel y caer rendidos de gozo.
Besos!

anonimo...violinist dijo...

valla...me gusto mucho...
sin mas...
Saludos...
PD:soy el ..anonimo.. de otros post...

©Claudia Isabel dijo...

Un poema realmente hermoso!