¡Y hay poetas que son artistas y trabajan sus versos como un carpintero las tablas!

jueves, 14 de junio de 2007

Recordando

Me puse de pie sin despertar, maquinalmente mi cuerpo en la danza torpe de la inercia llegó frente a la cafetera:

Dos cucharadas de café
taza de agua
y una cucharada de café (por si las dudas).

Cigarrillo en mano me dispuse a intentar respirar el aire fresco, llenarme de esa grisácea luz que temerosamente cruzaba la ventana y recordé, tras el primer sorbo de la espesa infusión de mi taza negra (pareciera que bebía la misma taza que se licuaba en sus adentros, como cuando uno ama a una mujer, como cuando uno bebe hirviendo el amor, cuando el paladar de uno, la lengua de uno, se hunde afanosamente buscando más calor) aquella frase de mi madre cuando tenía yo cinco cortos años:

¡¿Por qué no eres un niño normal?!

Claro, más adelante comprendí, y lo charlé con ella, y hasta me he disculpado por tener menos ganas de asesinar neuronas frente a un videojuego que el resto de mis amigos, pero bueno, explicaré la raíz de esa frase, que a la postre, se convertiría en una frase celebre de doña Josefina.

Resulta que una tarde cruzo lentamente la estancia de casa de mi madre, a mis cinco años mi cuerpo era un poco menos distraído de lo que es ahora, pero no quiero decir que no lo era, llego frente a mi madre, que abre ruedo de póquer, halo su blusa y digo con un volumen de voz indiscreto pero no violento: Madre, ¿por qué los Picapiedra celebran la navidad, si… mmm, nacieron antes de Cristo?

Las amigas de mi madre se fueron de casa, repitiéndose entre ellas: ¿Qué estará viendo mi niño en la teve? Debería haber programas educativos, ¿Qué tal te parece Sesame Street?

teminé mi taza de café y salí al trabajo sintiéndome como ese niño anormalmente curioso.

Hasta el próximo post.

4 comentarios:

Irantzu dijo...

Mi hijo me dice algo así, y yo lo anoto en mi diario y se lo cuento a todas mis amistades por sacar una conclusión tan lógica!
Me encantó conocerte a los 5 años.

Dedé dijo...

Jejeje, buena pregunta! Como dice Irantzu, tu madre tenía que haber estado bien orgullosa... gente que le dé al coco, y más a esa edad, está en peligro de extinción!

Un besote de otra niña rara =)

Dedé dijo...

Por cierto, justo ahora me di cuenta de que me tenías en tus lecturas! Me has alegrado el día =)

León Cartagena dijo...

Gracias chicas por su comentario, me siento menos bicho en éste mundo tan civilizado.

Dedé, seguro que quisiera que alguien que cae en este blog, me disculpe mis fallidos ensayos al leer un buen texto en uno de mis links, por eso son tan pocos, estan los que tienen que estar.

Gracias de nuevo.