¡Y hay poetas que son artistas y trabajan sus versos como un carpintero las tablas!

martes, 15 de enero de 2008

Cuarteto de Pompeya


Éste es uno de los poemas más hermosos que he leído en español, de esos que hacen que me tiemblen las piernas, esos que casi, casi se huele la escena que describe, hoy que el primer mes del año se dobla a la mitad, les dejo el bellísimo Poema de Fabio Morábito:


I

Nos desnudamos tanto

hasta perder el sexo

debajo de la cama


nos desnudamos tanto

que las moscas juraban

que nos habíamos muerto.


Te desnudé por dentro

te desquicié tan hondo

que se extavió mi orgasmo.


Nos desnudamos tanto

que olíamos a quemado,

que cien veces la lava

volvió para escondernos.


II

Me hiciste tanto daño

con tu boca, tus dedos,

me hacías saltar tan alto


que yo era tu estandarte

aunque no hubiera viento

me desnudaste tanto


que pronuncié mi nombre

y me dolió la lengua,

los años me dolieron.


Nos desnudamos tanto

que los dioses temblaron

que cien veces mandaron

las lavas a escondernos.


III

Te frotabas tan rápido

los senos que dos veces

caí en sus remolinos,


movías el culo lento,

en alto, para arrearme

a su negra emboscada,


su mediodía perenne.

Abrías tanto su historia,

gritaba su naufragio...


Nos desnudamos tanto

que no nos conocíamos,

que los dioses mandaron

la lava a reinventarnos.


IV

Te desmentí de cabo

a rabo devolviéndote

a tus primeros actos,


te escudriñé profundo,

hasta escuchar la historia

amarga de tu cuerpo,


pues sólo el amor sabe

cómo llegar tan hondo

sin molestar la sangre.


Esa noche la lava

mudó su paisaje en piedra.

Tú y yo fuimos lo único

que se murió de veras.

--------------------------------------

En Pompeya, entre los tantos cuerpos petrificados por la lava y cenizas de la erupción del Vesubio, en el año 79, se conservan los de un hombre y una mujer en el acto amoroso.

6 comentarios:

JJ - dijo...

Este poema es una red. Difícil dejar de leerlo.
Qué imágenes y cuántas sensaciones.
Feliz de haber llegado a tu blog y conocer esas letras maravillosas.

Amigo,
te beso!

Anónimo dijo...

vaya....volviste..te erdi el rastro desde memoria fotografica..hace mucho ya.. nunca comente..pero si lei ...esta interesante...
de este poema...no digo nada...O_O pero esa fufe mi cara...me encanto...
me pasare otras veces...aqui tienes un lector,no te marches tanto tiempo:Pjejejje
saludos

León Cartagena dijo...

Jay Jay: Imagina qué tan ardiene y posesiva era esa pasión que ambos vivían, que ni el Vesubio y sus vómitos volcanicos los detuvo.


Anónimo: Gracias por pasearte por acá, comenta de vez en vez. Gracias por leer

LA MARSUPIAL dijo...

Uau... quedé sin palabras con tanta intensidad..

Dedé dijo...

Es... como Marsupial, no sé qué decir...

La historia de Pompeya me fascina desde pequeña... quizá fue eso? Se desnudaron tanto que los dioses les castigaron haciendo tanto fuego realidad?

Besitos!

Virginia Edit Perrone. dijo...

Bello Poema, por lo que quiere asir de lo inasible de siempre.
"El Amor Hondo", cuando se dá el milagrito, es así de inasible para su comprensión, y si pretendemos entenderlo desde fuera, sólo vemos el Gesto rígido, como los que este Poeta observa en la piedra que esculpió a esos amantes. Un rastro que no alcanza. Alguien dijo que el tiempo es más largo que la vida. Aquí el tiempo faltó a la cita. A veces sucede.

Gracias por leerme, León. Gracias por tus mensajes en mi Blog. Y Mil gracias por mencionarme entre tus Sitios visitados. Sos muy generoso. Si fueras mi único lector, alcanzarías por tu fuego para sostener el fuego de mi Escritura.

Un Abrazo, Hombre.